viernes, 12 de agosto de 2011

CAMINANDO

Voy caminando despacio,
voy dejándome los sueños,
voy arrastrando las manos,
recogiendo los pedazos
de mis curtidos ropajes,
del desgastado obituario
con que se viste el recuerdo.

Al caminar me sereno,
me libero del olvido,
me dejo bañar del sol
de calores tropicales;
solo camino, no pienso,
solo pienso en caminarme,
en transitar, liberarme
de mis propios laberintos.

Cuando camino la tarde
me espera entre mil memorias,
me susurra tantas cosas,
los recuerdos, las edades.
Como esos buenos marchistas
jamás detendré los pasos;
la vida... ¡cómo se achica!
te mata, te desvanece
y luego te da la mano
sanándote las heridas. 

Vivir es una conquista;
no se vive, se atesora,
se desgrana entre mil sueños,
se libera en mil caricias.
Yo que tanto busco... espero,
no camino a la deriva,
aunque caminando tenga
que esperar toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario