viernes, 30 de septiembre de 2011

DEJA


Deja que recite un verso
desgranado en la memoria
para contar mil historias
de noches inolvidables.

Las luces en la distancia,

un faro que está a lo lejos,
mirando unos libros viejos
con el nombre de mi madre.

¡Qué dulzura presentirte

en medio de la penumbra!
como esa canción de cuna
que tanto me susurraste.

La noche nos ha llegado,

solo el silencio me abraza
y la oscuridad ingrata
se ilumina al evocarte.

Entona una poesía

tu voz en la madrugada.
 Aquí estás, en mi ventana,
llenando mis soledades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario