miércoles, 12 de octubre de 2011

DULCE MUERTE




Jamás desgastaré mi tiempo absurdo
en divagar sobre como será morir
jamás lo vestiré de negro ni arrastrando talegos
jamás lo pintaré jineteando bestias deformes
jamás lo exaltaré cadavérico semblante
dos huecos por ojos

Jamás me tomaré la molestia de abrir
tabernáculos epistolares
donde antiquisimos escritores y cuentistas
perdieron sus vidas
en describir a Dios como un gangster
la muerte su sicario

Ah vida mía dulce muerte!
como te asemejas a hacer el amor
al principio tiemblas
y tu corazón preso del pecho
lucha por liberarse
y te desnudas
Y te abrazas, Y te besas, y corres corres
y cabalgas en corceles de viento y lluvia
y gritas de júbilo jadeánte
Y entre lágrimas y besos suaves
miras el divino rostro de la muerte

y descubres
que en verdad has llegado al final del arcoiris

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada