lunes, 2 de enero de 2012

ANTE MI

Trigal de estaciones y de pedregales
figura inconexa, sin fondo ni forma,
diciendo incesante la misma pregunta:
¿Por qué soy la causa de todos mis males?
 
El espejo miente por sobrevivirme
tendido en el suelo, dispersas migajas,
abiertas las fauces en breves suspiros,
los besos se fueron sin yo despedirme.
 
Quieres que me mire, mírame desnuda,
mira aquí el santuario de diosas paganas,
mira los rosarios rotos de mi madre,
mira mi pasado, mira como pasa.
 
Mira lo que queda de mi oscuro averno,
mira las ganancias de mi patrimonio, 
voces del pasado pidiendo que vuelva
a la noche inútil, vendida al infierno.
 
Mira la esperanza que se hizo pedazos
por las emociones de falsas promesas, 
cuajada en la sangre de la medianoche, 
hundida en el cieno de falsos abrazos.
 
A pesar de todo, si hay quien sobreviva
al fango demente de la calle ingrata.
Tú que me dijiste, "morirás conmigo"
te has equivocado, porque sigo viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada