domingo, 8 de enero de 2012

A DELFINA ACOSTA


Quisiera recordar aquellos ojos
pues voy mirando al viento que me inspira
yo soy la que arrojada en una pira
sobrevivió a la noche sus antojos

Fluye la inspiración puesta de hinojos
ante la flor más fina y perfumada
que en la vereda nace deshojada
y va pariendo versos sin enojos

La que cambió mi vida en un momento
aquella que te amó, la voz cautiva
la musa americana siempre viva
aquí estas a mi lado en sentimiento

A la flor de Villeta va mi verso
a la filial amiga mi poema
la que del Paraguay es la diadema
y del endecasílabo universo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada