jueves, 21 de enero de 2016

TEOREMA DE LA CÓPULA LÉSBICA

Tengo en la sección de mis memorias
un capítulo dedicado
a la mecánica de fluidos,
a la luna persa,
caminante,
fase creciente de tu libido,
lana suave y nocturna.

El preámbulo,
como parte del morbo,
es también contemplación
y murmullo,
se angustia si no llegas,
se apaga si te marchas,
se disuelve en tu amor si te desnudas,
se abraza a tu voz si me hablas.

Nos mide la inmediatez del sexo,
nos urge;
a tí te da por reírte
de mi boca abierta,
a mí me ahoga
la salivación en exceso
que irriga las ramblas
de tu pelvis.

Las dos, apretadas,
somos forma y línea,
planteamos un nuevo concepto
del triangulo,
del sudor constante,
del sabor a sal de tus pezones erectos,
del orgasmo que confirma el teorema.

Cierro los ojos,
guardo tu sueño, oigo el sismo
del aire
que deja de jadear y se serena
mirando en un reloj pasar las horas.

1 comentario: