jueves, 1 de marzo de 2012

CONCHAS Y ARENA

Me llena azul el mar cuando suspira,
se calma el fuerte oleaje de mis penas,
hace un camino el sol, llega a la orilla,
vistiéndose de conchas y de arena.

Prefiero la verdad a la mentira
acompañando mi alma aventurera,
miro al espejo siempre y que él me diga
lo que haya que escuchar, aunque me duela.

Presentiré el aroma de la brisa,
la música melódica y nocturna,
el verso y su cadencia tan profunda.

La lógica razón que no concuerda,
la sombra de mi madre está en la puerta
diciendo una y mil veces que está viva.

1 comentario: