lunes, 5 de marzo de 2012

ROMANCE DE LA LUNA TACARIGUERA

La luna Tacariguera
en la mar se está bañando,
y en una barca a lo lejos,
un niño la está mirando.

Me parece, luna bella,
que muchos te están buscando,
para robar tu hermosura
cuando llegues a El Tirano.

Gitano de agua salada,
te mira luna y espera,
con su atarraya en la mano
que salgas por La Galera.

Vete, luna, luna nueva,
te siguen los pescadores,
de Juangriego a Pedregales
te dedican galerones.

Corre luna Sanjuanera,
los peñeros se aproximan,
la luna de Nueva Esparta
con caracolas marinas.

El niño que me ha contado
la historia de La Restinga,
sabe cientos de leyendas;
escribe, declama y pinta.

Cuéntame niño la historia
del faro de Pampatar,
y de la luna encendida
que allí siempre va a cantar.

El niño me ha contestado
con su voz dulce y risueña:
"Yo me sé muchas historias
que dieron vida a esta tierra.
Sé del francés fugitivo,
del hombre de Portugal,
y del marino corsario
que a estas playas fue a parar.
Puedo decirte el origen
de la luna de Los Robles,
y el maremoto furtivo
que formó la isla de Coche.
Puedo decirte la historia
de la iglesia en La Asunción.
 Luna, luna, hay una sola,
y es la que más quiero yo.
Es la luna que acaricia
valles, montes y poblados,
es la luna de Granada
saliendo por Macanao.
Mis padres y mis hermanos,
de la playa hacia la orilla,
ven la luna marinera,
¡la luna de Margarita!

No hay comentarios:

Publicar un comentario