domingo, 15 de abril de 2012

DESTINO

Mi vida son mis pasos adelante,
el fruto cosechado de la nada.
La dicha, para mí, puerta cerrada,
se abrió de par en par en un instante.

El tiempo se concentra en un segundo,
cambiando los designios de la suerte, 
pues ya no me atormenta más la muerte
ni las iniquidades de este mundo.
 
Me dediqué a cambiar mi vieja historia,
en ello puse toda mi esperanza,
mi gran tesoro fue tener confianza,
mi madre y su cariño en mi memoria.
 
Hoy miro conmovida al firmamento,
cómo conspira el sol, el mar, las nubes,
cómo me quiere el cielo y sus querubes,
como ha tornado en risa mi lamento.
 
Que irónico el destino en sus deslices,
al escribir mis versos soy dichosa,
pues al cambiar mi vida tenebrosa
llegaron para mí tiempos felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario