miércoles, 25 de abril de 2012

VERSOS DESTERRADOS 2

Háblame, cuando los velos
caigan poco a poco 
de las manos,
atiende a la palabra y no vaciles,
mírame intensamente 
y al infierno
cuéntale todo ese mar 
de mis abismos.

Dile a ese mundo negro
que ya de lo malsano 
no respiro,
que ya no están las ganas 
ni los besos, 
para vivir muriendo demasiado.

Todavía me recuerdan 
los que nunca me vieron.
 
Diles que por mucho que llamen, 
por mucho que suspiren,
no volveré al rugir de las esquinas
y  tal vez algún día nos veamos
mirando un aparador 
con olor a pensamientos,
entre hojas secas 
y libros otoñales.
 

2 comentarios: