sábado, 26 de mayo de 2012

CUANDO ESCRIBO

No sería igual el mundo si faltases;
vivo mis noches, mis manos, mis palmas,
mis cuatro paredes sin ventanas
 cediendo a la costumbre
 

de verte de primera al abrir los ojos.

No seré igual del todo sin ti,

si no tuviese a mi lado esas palabras
que de la nada proyectan mi todo
y no hay amor que distraiga ni retrase.

No soy igual por ti, porque 
al conocerte 

vi que no olvidaste
ninguno de los versos que susurras 

al dormirme.
Llegas y me abrazas en la vigilia.

Soy lo que escribo, sobreviviendo sueño. 

soy esa muerte que mora en lo que vivo.
Vivo soñando, quizás también muriendo
y nada queda, por mucho que haya escrito.


Tan solo el sueño 
que no recuerdo nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada