miércoles, 2 de mayo de 2012

NOSTÁLGICA

De noche,
cuando el viento sopla,
un no sé qué se apodera
de las horas,
y empiezan a vagar sin rumbo
los rostros que se fueron
a descansar en un cuarto
lleno de ánforas vacías.
 
El corazón es un nómada
al mando del viento, 
las agujas se detienen
mientras brota una lágrima,
un libro, un poema.
 
Y al fin,
las agujas de mis relojes 
prosiguen su viaje
hacia el anden del sueño.
Así pasa
cuando llega la nostalgia
de visita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario