jueves, 31 de mayo de 2012

ORACIÓN AL DESPERTAR


Perdóname señor, porque en la noche
suelo quedar dormida sin decirte
lo mucho que disfruto
de la vida.
Perdóname señor, por no llevarte
presente en un rincón
del pensamiento
y por solo pensar en poesía.
No se rezar señor, pero te escribo
en cada amanecer y cada ocaso 
al escribirte no hay
más omisiones.
Pensándolo mejor, no me hagas caso,
que cuando estoy dormida,
estás conmigo
y cuando te dedico lo que escribo
están de más olvidos
y perdones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada