miércoles, 20 de junio de 2012

LA FUERZA DE LAS AGUAS

Lo que sobrevivió a la fuerza de las aguas,
vive derramada.
 
Lo que abre una puerta,
un sendero en la humedad,
ya no retorna.
 
Lo que se echa a perder,
un reloj viejo muy cerca 
del vestido que jamás nos estrenara,  
se va quedando atrás.
 
Lo he intentado,
traté de recordar
nombres, rostros, cuerpos,
calles sin salida, restos de aluminio
pero es inútil.
 
Me han dicho que a muchas
les pasa.
 
Lo que sobrevivió a la fuerza de las aguas, 
vive derramada;
ni siquiera recordamos su nombre,
por muchos besos mortales
que nos diera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario