sábado, 23 de junio de 2012

QUEDA QUIETA

Decreto establecer un estado 
de permanente calma, 
decido vivir con lo que hay,
entiendo que la cuenta regresiva 
ya empezó.

No lucho contra las hormigas, 
empeñadas en llevarse
mis ojos abiertos, mis dedos
sin manos,
mis hojas sin libros,
mis quejas sin dientes, 
mis labios sin palabras, mi sombra 
que espera en vano el momento 
para ser yo.
 
Por eso 
he postergado mi epitafio,
he sobregirado mi aliento,
he decidido migrar a una nube;
allí, queda quieta
toda sensación de dolor,
prevalece el ansia de escribir 
y todo me pide actuar
sin argumentos, 
sin guiones, 
sin tazas rebosando de
asonancias,
sin derramar una gota, 
sin que lo sepa nadie. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario