martes, 24 de julio de 2012

MENSAJE EN UNA BOTELLA

Había lanzado una botella al mar;
de eso hace mucho tiempo ya, 
lo había olvidado.
 
No le puse tu nombre, mami,
lo he notado al levantarme esta mañana.
Allí estaba la botella, esperando.
 
Abrí su contenido
y una nota me dice
aquello que siempre quise oír 
cuando hacías el café: 
 
"Las estrellas no son de queso, mija; 
pero si tú lo escribes, serán"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada