sábado, 11 de agosto de 2012

AMANTE CAFÉ

Entre el café y mis labios va un secreto,
él me penetra lento, sorbo a sorbo,
galopa hacia mi vientre y en el fondo
se quedará mirando hacia lo lejos.

Se acerca con sus mórbidos aromas,
recorre mi garganta y mis sentidos,
con el bouquet que brinda el regio vino
que busca el maridaje de mi boca.
 
Después de la pasión, me da el silencio 
que da ese buen amante, tan caliente, 
que abraza, besa, ruge, suda y muerde,  
que no habla necedades ni está quieto.
 
Él siempre está presente cuando escribo,
en su color se llena cada verso,
solo el café conquista ese derecho 
solo el café y la muerte en mi destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario