sábado, 4 de agosto de 2012

EL SENDERO DE LA VIDA


No pregunten, 
no soy militante de derecha
y con la izquierda, escribo.
 
No creo en políticos,
anacoretas del buen vivir, 
mecenas del espejo,
apóstoles de cuentas numeradas
en paraísos fiscales, 
parásitos del poder,
la puta mejor pagada del continente.
 
Me inclino por las puestas de sol,
los capítulos de muchos libros,
el valor de ser tenaz,
la soledad de los perros vagabundos.
 
Tengo una fe demoledora
en la ira de los pueblos,
en la pupila azul de los poemas,
en la orilla del mar que me mira.

Creo en todo 
lo que me falta por hacer,
todo lo que debo cumplir
al caminar con regocijo y entusiasmo
por el largo sendero de piedras 
que es la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario