miércoles, 28 de octubre de 2015

COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA

Se hincharon mis tobillos
de tanto esperar,
se desprendieron mis dientes
de tanto reír,
se cerraron los ojos de tanto mirar,
se me perdió el horizonte
de tanto perder.

Aun así,
perdiendo, penando, cayendo;
repetitiva y lenta,
meando dolores a solas,
quebrada, llena de excremento,
sola en la vía, 
sostenida en una tabla
a prueba de ciclones,
es cuando mas viajo;
es cuando se inicia
un fenómeno de combustión espontánea
que me funde y me aclara.

Me siento a escribir
porque me quema,
y antes de convertirme en un roast beef
en mal estado,
dejo alguna seña, tarjeta postal,
nota suicida o constancia
de que hice lo mejor que pude
por no vivir en balde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario