sábado, 11 de agosto de 2012

OBSESIÓN

Soy un grano de arena en un mundo ajeno.
Argamasa de una pared llena 
de espacios arrinconados,
ínfimos, guardados y añejos.
 
Y son esos espacios donde reina la nada,
donde presiento cada paso
que di en falso,
y me deja un poema la certeza
qué bien vale la pena vivir
y equivocarse,
qué bien vale morir y deslastrarse
de tanto peso inerte 
que no me dejó ser yo.
 
Nunca seré feliz, qué más quisiera
si ser feliz para mi 
es no estar
es no volver a ser,
es no volverme a dejar.
 
Es no terminar jamás de escribir
desde un mundo tan pequeño
que solo cabe en mí misma
y en la orilla
del mar que me obsesiona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario