martes, 28 de agosto de 2012

SEXO II

Por fracciones de segundo
una vena azulada 
podía verse 
en tu pezón izquierdo  
erguirse poderosa 
en pleno orgasmo.
Luego se desplomaba, 
y moría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario