martes, 28 de agosto de 2012

SEXO III

Cuanto reías,
al despojarte de puertas
y cerrojos,
tu desnudo follaje
abría sus hojas.
Mi boca llegó,
desbordada.
Allí terminó la risa
y comenzaron
las súplicas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario