miércoles, 15 de agosto de 2012

TRISTE

Triste momento, sí, 
tan desolador como ese poema
que lanzaron al cesto de basura
y se llevó los sueños y las ganas

Triste me siento; lo reconozco y todavía 
no me basta un verso para recordar 
lo que tantas veces susurré 
muerta de pena. 

¿Que voy a lamentar, si nadie habla?, 
¿qué debo decir, si nada importa?, 
¿a quién voy a acudir, si nadie escucha? 

Yo, "la peor de todas", 
como aquella grande alguna vez dijera.
Yo, la última de la lista,
no me lamento de nada ni de nadie.

Si de tantos besos me despedí
y tanta miseria arranqué
de mis rudos pezones callejeros, 
nada aspiro que me mate, 
sino la misma mano siniestra
con la que hoy escribo 
mi historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario