sábado, 6 de octubre de 2012

MARGARITA


Para mi hermosa tierra, dedico este cantar.
Al celestial paisaje que guarda la Galera. 
Chinchorro, sal y playa, camino a Pampatar, 
que me deja sabores de vida verdadera.
 
Mujer margariteña; tus ojos, dos luceros 
que brillan en el norte de la ancestral Santa Ana,
pupilas que reflejan sentires prisioneros
de la noble y sencilla mujer venezolana. 
 
Mujer, música y lira, dignos de admiración, 
la letra y el compás que escribe una poetisa;
la malagueña, el polo, la dulce inspiración 
y el regio galerón, que hasta el niño improvisa.
 
El Yaque, Matasiete, Juangriego, La Asunción, 
y de san Juan Bautista, su dulce piñonate. 
Mi Margarita fértil, donde nace el tomate 
que es verde y rojo orgullo de toda la región. 
 
Por eso, cuando muera, mi dulce virgencita,
regálame este verso, con una Margarita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada