martes, 2 de octubre de 2012

OTOÑO

Otoño,
has quitado del aparador
al vivo verde,
has desprendido las hojas 
 que inician su agónico viaje
al suelo que las espera. 

Otoño de alfombras, 
de agua pasada y pasos breves,
el viento helado es un closet 
de nueva temporada. 
 
Tú no sabes de mis uñas cortas,
de mis amores grises,
de mis rodillas traicioneras,
yo no sé de tus calendas,
tu ser andariego,
tu olor
 pegado a la sangre. 
 
 Mi carne es verano 
e intermitente lluvia, 
no tengo capa vegetal,
no subo a las copas de los arboles, 
no crecen ramas en mis manos, 
no escucho los sonidos que despiden
las nervaduras rojas. 

Sin embargo, ignoro porqué,
sin conocerte, te he visto, 
sin soñarte
llevo tu perfume en mis sienes
y sin mensajes de voz enviados,
escucho las hojas  
llamarme desde los umbrales 
de mis queridas letras. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario