miércoles, 14 de noviembre de 2012

CÓMO UNA HORMIGA


No quiero ser horóscopo ni auriga, 
no quiero ser la copia de un mal beso; 
quisiera ser un libro, les confieso 
que solo de las letras soy amiga.

La fortaleza quiero de la hormiga 
que carga más del doble de su peso,
pues siendo invertebrada y no de hueso, 
no existe un enemigo que la siga. 

Ellas trabajan todas para una,
y siguen adelante en pos de un sueño,
buscando edificar su poesía

A su entereza rindo pleitesía, 
pues siempre será grande aquel pequeño
que tiene a la constancia cómo cuna. 

2 comentarios: