domingo, 6 de septiembre de 2015

EL CHIVO DE LA BOINA ROJA

Camarada, llame a los combatientes,
es hora.
¿Hay que cantar el himno del partido?
no me lo sé,
pero si lo cantas, yo muevo la boca
para acompañarte.
 
Primero,
quiero güisqui del bueno,
quiero mi vainita,
quiero agradecer al mar de la felicidad
por todos los favores recibidos.
Luego, quiero tomarme una foto
con los chivos,
con mi boina roja,
para que todos me envidien.
 
Quiero ser presidente, gerente,
director;
ya tengo mi padrino,
ya me dieron el título,
la tesis salió barata.

Por fin, camarada,
se acabó el racismo
que nos tenia relegados
a ser unos bolsas,
mientras los hijos de papá
se llevaban los trabajos buenos,
esos,
donde estás todo el día en un escritorio,
de corbatica y café,
hablando por teléfono con las jevas.
 
Que me pongan donde hay, sí,
que me pongan;
yo soy chivo, donde yo pase,
que no quede nada.
 
Por último, le pido a dios
o al diablo, a quien sea,
que esto jamás se termine.
Por fin hay inclusión,
y no volverán los días
cuando por culpa de los oligarcas,
era pobre.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario