jueves, 15 de noviembre de 2012

DORMIDO

Llevo dentro del mar un pez hervido 
que se resiste a la extinción;
tiene en la boca un anzuelo 
de hojas secas, 
y sonidos extraños. 
 
A veces, por la noche 
abre sus libros, y en las tardes 
se sienta con las percas 
a escuchar sus historias de agua dulce. 
 
El pez escribe, cuando puede canta; 
no se deja escamar 
por la miseria, 
ni salta desesperadamente 
como los salmones, 
luchando por morir corriente arriba. 
 
Llevo dentro del mar
un pez dormido 
que guarda sigiloso lo que escribe, 
que esconde una oración 
en sus agallas, 
que solo se despierta 
mientras duermo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario