sábado, 10 de noviembre de 2012

EXCELSO MIEMBRO FANTASMA


Ayer no es, cuando intento 
no ser más. 
Hoy es un cuchillo a la razón, 
un cuarto oscuro, creciente,
y escucho los cascos de los caballos, 
sus ojos 
lanzando flechas,
sus pezuñas mordiendo mi almohada. 

Me confunde el miedo, las voces,
miro mi mano izquierda, 
busco un reloj 
que no está; 
un segundo ha huido
pero da campanadas, excelso 
miembro fantasma.
 
Busco el origen de todas las estrellas, 
el motivo del sueño,
la vacuna a mi misma, 
un ápice, gota de los cuentos, 
un vaso, demorado río.
 
No bebo de las hojas muertas,
no muerdo las aguas 
del fondo, del suelo, del fin,
ni del rebaño de ciegos 
que dicen mirarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada