viernes, 23 de noviembre de 2012

UNA CAJA

Hemos guardado una caja 
en el fondo del armario, 
un depósito de tropiezos, 
una mano quebradiza, 
un gel de horas viejas, 
tardes en celo y nidos vacíos.
 
Hemos finalizado una historia. 
 
Una caja de cartón, de madera, 
de hierro en partes, de gritos mudos,
unas gotas de colirio que en ocasiones
moja mi almohada; 
lleva en su vientre ciego y sordo 
un epitafio 
escrito en letras breves
 
"Ya no vuelvas"

No he vuelto, nunca volví,
porque lo que se ha perdido 
ya no importa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario