miércoles, 21 de noviembre de 2012

VENUS DE AMAPOLAS

 
Te contaré un momento de la esquina, 
el horror que vive en la calle
los ojos perdidos en el suelo,
la sarna del mundo corrosivo.

Mi cuento es
una parafernalia indigente,
tapas de refresco, agujas,
bolsas de papel, 
pedazos de aluminio;
fuego, llagas y ceniza.
 
Mi historia comienza tarde,
cuando nace la jungla
surge el nudo, 
 Venus de amapolas,
 restos de semen,
luces, llagas y mentiras.
 
El humo devora sus ojos, 
una nube de insectos 
le maquilla la cara;  
viste los despojos del incendio, 
desfila, fuma, 
se esconde.

Mi cuento no termina, 
todavía vaga por la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada