domingo, 2 de diciembre de 2012

BRINDO POR MI TIERRA

Sostengo con la izquierda un vaso de agua 
por todos esos años que no bebo, 
por esas cosas buenas que me pasan 
y por aquello malo que se ha muerto. 
 
Por una vida plena y un buen año, 
por todos mis relatos y mis versos, 
por los nuevos amigos que han llegado 
y prestos me han honrado con su aprecio.

Por la sinceridad de ese cariño
que generosamente me obsequiaron
aquellos que sin pausa me han querido,
y a quienes, sin tardanza, me olvidaron.

Celebro el solidario sentimiento
de quien me dio su amor en un abrazo,
sin importar riqueza, piel, ni credo,
y es al igual que yo, Venezolano.

Celebro los aciertos, las caídas
y todo lo que me ha fortalecido,
aparto de mi lado a la ignominia 
y entierro en una fosa al egoísmo.

Yo brindo por los viejos enemigos
que ya no me persiguen en la calle,
y con una oración tan solo pido
que Dios les de consuelo a sus pesares.

Yo brindo por la paz y la justicia
dejando atrás el odio que maldice,
yo brindo por mi tierra, que está viva,
y por nuestro derecho a ser felices.

Celebro a nuestra América Latina
saliendo codo a codo del abismo,
y que en cada rincón el pueblo diga
que es dueño, vida y ser de su destino.
 
Levantaré mi copa en nochebuena
para brindar alegre por los míos, 
y por mi patria grande, Venezuela, 
por nuestra democracia y nuestros hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada