domingo, 2 de diciembre de 2012

DÉJAME SONREÍR

Le pediré a Dios algunas cosas.
Le pediré una cómoda silla, 
un diccionario virtual en mi cerebro, 
y una taza de café que me acompañe 
con un bizcocho de optimismo 
en las mañanas.

Le pediré un castillo de letras, 
una cuenta corriente de mis sueños, 
una ráfaga de frío por la tarde, 
y una voz que me oriente 
cuando esté ciega. 

Le pediré sonreír sin yo quererlo. 

Le pediré salir de muchas dudas
entrar a muchas certezas,
un reloj de pulsera
que siempre funcione,
un par de zapatos 
que no me torturen
un beso que no me lastime,
un amor que brille de día, 
una historia que fluya. 

Le pediré
una democracia cierta, 
un político honesto que triunfe,
justicia para tantos inocentes,
un poco de consuelo a los que sufren, 
y una sobredosis de conciencia
para el mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada