martes, 11 de diciembre de 2012

LA CASA DE HOJUELAS

La casa que habito no tiene jardín, 
no tiene garaje ni sala de estar; 
no luce balcones, 
ni mesas ni sillas
ni gatos ni perros, ni loros parlantes. 
No hay techo, ni puertas,
ni estufa encendida; 
no hay ducha ni viejos cepillos de dientes, 
no tiene realmente 
forma definida, 
porque es una casa que vive 
en un sueño. 
Sus ojos, el ojo de una cerradura, 
su boca las letras donde 
sobrevivo; 
su cara es un verso, 
la canción de un niño 
sus manos hojuelas con café caliente. 
Allí va mi casa, 
perdida en la espuma, 
un cuarto soleado que a veces habito, 
mis canas las rosas de blanco 
encendido, 
lo bueno y lo malo que nunca perece. 
Allí está mi sino, 
los años que faltan,
la voz amorosa pidiendo que escriba,
allí está presente,
mi madre que espera, 
allí voy en sueños deseando que viva.

2 comentarios:

  1. Fantástico blogg Emilia e increíble talento el tuyo, ¡Felicidades!. El que suscribe... a tus pies.

    Un fuerte abrazo, Marcos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marcos, muy agradecida de que me lea.

      Eliminar