domingo, 2 de diciembre de 2012

SONETO A MI MADRE

Mujer inolvidable que me has dado
la musa, vida y toda poesía, 
tú vives en mis versos, madre mía, 
en mi alma tu recuerdo está guardado.
 
Te pienso y sin querer he recordado 
aquella tarde triste, tu agonía, 
pero al sentir tu voz, con alegría,
se consoló mi pecho lastimado. 
 
Que raro es el misterio de la muerte, 
es ella la que anuncia un nuevo día,
el viento nos augura buena suerte.
 
Yo te lo prometí, seré muy fuerte, 
y aunque hoy escribo sola, triste y fría,
tú me acompañas madre, sin yo verte. 

1 comentario: