jueves, 29 de marzo de 2012

SÁBANAS MANCHADAS

Quisiera sumergirme entre tu boca,
sentir vibrar mi carne en tu mirada,
mis pechos en tu lengua desatada,
y sobre mí tu cuerpo en furia loca.

Me vas diciendo cosas al oído,
me siento cada vez más vulnerable
al rítmico vaivén, indoblegable,
y al beso que sofoca mi gemido.

Así, dámelo así, no te detengas,
no me prolongues más el sufrimiento,
que no voy a callarme lo que siento, 
y quiero culminar cuando te vengas.

Así mi amor, así, que la tormenta
se desvistió de golpe en tu simiente,
y desbordó el riachuelo la corriente
que me manchó las sábanas, sedienta.

jueves, 22 de marzo de 2012

NIÑO DE CIELO (DÍA INTER. SÍNDROME DE DOWN)


Al cielo sin preámbulo he mirado
buscando lo que no estaba perdido, 
aquí vas a mi lado amor querido, 
regalo que la vida me ha dejado.

Bendito sea mi Dios en su calvario
envuelto en una sábana de hinojos
llenando va de lágrimas mis ojos
y deja en mi oración un relicario.

El verso de un amor nunca olvidado
lo quiero dedicar a mis amigos
los que bajan del cielo, tan chiquitos, 
los hijos más queridos y anhelados.

Sembrado está de amor el infinito, 
los miras y ya son inolvidables, 
en sus lindas caritas adorables
¡me muestra Dios su rostro de angelito!

lunes, 19 de marzo de 2012

HORA TRAS HORA

Nada en esta vida tengo que sea mío
Ni mi piel, mis manos, mi risa, 
mis penas ni el llanto de mis ojos.
Ni siquiera mi vida
arrebatada al infierno,
me pertenece.
 
En cada sonido, luz y ausencia,
en esas mañanas
que me ven abrir los ojos,
la vida se despide de mí
muy poco a poco,
nada me deja en las manos,
con todo se queda.
 
Puedo escuchar el goteo rítmico
hora tras hora
de relojes que me advierten
que nada me aguarda,
no importa cuanto tarde
siempre llega.
 
Hasta los besos robados,
los amores prohibidos,
los dulces helados,
los cometas errantes
y los pálidos arcanos
que señalaron mi destino
fueron míos en algún momento,
todos me dijeron adiós
para emprender su viaje.
 
Ese del que nadie vuelve
y nadie sabe.

MIL HISTORIAS

Un camino mil veces recorrido: 
Sale el sol, me levanto, 
Me cepillo los dientes, me miro en el espejo 
y me tomo el primer café del día.

Una imagen mil veces recordada: 
El rostro de mi madre.
Su saludo, el mismo poema.
Yo le respondía 
con los mismos versos que recité 
cuando partiera:

"Madre aquí estoy, de mi destierro vengo"

Fueron muchos destierros, 
mil veces desmembrada en el abismo
donde yacen todos mis poemas.

Pienso en ti, luego escribo...

Estás aquí madre,
cuéntame mil historias.

lunes, 12 de marzo de 2012

EL MUELLE DEL TIEMPO


Supiste que vendría, no gira el mundo en vano; 
solo he dado un vistazo y me has reconocido.
¡Tanto tiempo sin vernos! Era solo una niña
que se bañó en los mares del pasado.

Viene la playa rauda a saludarme, 

me permite acercarme en pocos pasos.
Ya no somos los mismos, la nostalgia nos lleva, 
ya nos duelen las olas y los años.

Voy al final del muelle de mis versos ingenuos; 

yo te miro en silencio y tú has hecho lo mismo, 
el temporal viajero demacró tu semblante,
pero sigues, anciano imperturbable,
peleando silencioso tu destino.

A tus pies los botes bailan en la marea, 

a mis espaldas surgen aquellos que han partido; 
mi madre, mis abuelos, ¡Aquí los he sentido!
al altar de las piedras resucita la tarde.

Se nos perdió la vida en un instante...

Y sin embargo, muelle, estamos vivos.

lunes, 5 de marzo de 2012

ROMANCE DE LA LUNA TACARIGUERA

La luna Tacariguera
en la mar se está bañando,
y en una barca a lo lejos,
un niño la está mirando.

Me parece, luna bella,
que muchos te están buscando,
para robar tu hermosura
cuando llegues a El Tirano.

Gitano de agua salada,
te mira luna y espera,
con su atarraya en la mano
que salgas por La Galera.

Vete, luna, luna nueva,
te siguen los pescadores,
de Juangriego a Pedregales
te dedican galerones.

Corre luna Sanjuanera,
los peñeros se aproximan,
la luna de Nueva Esparta
con caracolas marinas.

El niño que me ha contado
la historia de La Restinga,
sabe cientos de leyendas;
escribe, declama y pinta.

Cuéntame niño la historia
del faro de Pampatar,
y de la luna encendida
que allí siempre va a cantar.

El niño me ha contestado
con su voz dulce y risueña:
"Yo me sé muchas historias
que dieron vida a esta tierra.
Sé del francés fugitivo,
del hombre de Portugal,
y del marino corsario
que a estas playas fue a parar.
Puedo decirte el origen
de la luna de Los Robles,
y el maremoto furtivo
que formó la isla de Coche.
Puedo decirte la historia
de la iglesia en La Asunción.
 Luna, luna, hay una sola,
y es la que más quiero yo.
Es la luna que acaricia
valles, montes y poblados,
es la luna de Granada
saliendo por Macanao.
Mis padres y mis hermanos,
de la playa hacia la orilla,
ven la luna marinera,
¡la luna de Margarita!

jueves, 1 de marzo de 2012

CONCHAS Y ARENA

Me llena azul el mar cuando suspira,
se calma el fuerte oleaje de mis penas,
hace un camino el sol, llega a la orilla,
vistiéndose de conchas y de arena.

Prefiero la verdad a la mentira
acompañando mi alma aventurera,
miro al espejo siempre y que él me diga
lo que haya que escuchar, aunque me duela.

Presentiré el aroma de la brisa,
la música melódica y nocturna,
el verso y su cadencia tan profunda.

La lógica razón que no concuerda,
la sombra de mi madre está en la puerta
diciendo una y mil veces que está viva.