jueves, 31 de mayo de 2012

ORACIÓN AL DESPERTAR


Perdóname señor, porque en la noche
suelo quedar dormida sin decirte
lo mucho que disfruto
de la vida.
Perdóname señor, por no llevarte
presente en un rincón
del pensamiento
y por solo pensar en poesía.
No se rezar señor, pero te escribo
en cada amanecer y cada ocaso 
al escribirte no hay
más omisiones.
Pensándolo mejor, no me hagas caso,
que cuando estoy dormida,
estás conmigo
y cuando te dedico lo que escribo
están de más olvidos
y perdones.

martes, 29 de mayo de 2012

TUS OJOS EN LA NOCHE

Quiero arrancar a versos de la noche su aroma
y que esos versos lleven de tus ojos el brillo
café, marrón oscuro, mujer de mil mañanas,
 
peñero que navega sin dudas ni temores. 

Escriben tus pupilas los claros manantiales

que llevan hasta el magma del centro del planeta,
del místico rosario, de la oración sencilla, 

el ser indescriptible que de tus ojos brota.

Tus ojos son el fiero rechazo del olvido,

un niño muy pequeño perdido entre la gente,
su madre, al encontrarlo, lo acuna entre su pecho
con el amor a mares que solo ella regala.

Así te ve la brisa, las nubes y la lluvia. 

Así se ha conservado la fe de tu mirada, 
la orilla de un camino, el sí de una promesa.
Así recuerdo siempre los ojos de mi madre.

domingo, 27 de mayo de 2012

FÍJATE QUE NO

¿Quien dijo que el perdón era el aliento
del alma atormentada por quitarse
aquel pesado lastre que al soltarse
nos liberó también del sufrimiento?
 
Quien puede asegurar que no es el beso
que damos a la mano que nos hiere
y siempre disculpamos cuando quiere
el corazón que en vano vive preso.
 
El corazón que al cabo de los años
se va debilitando en su agonía,
de tanto perdonarse los latidos.
 
El corazón responde al abandono:
¡Se nota que muy poco me conoces!
Se podrán levantar una y mil voces,
pues fíjate que no, ¡No te perdono!

sábado, 26 de mayo de 2012

CUANDO ESCRIBO

No sería igual el mundo si faltases;
vivo mis noches, mis manos, mis palmas,
mis cuatro paredes sin ventanas
 cediendo a la costumbre
 

de verte de primera al abrir los ojos.

No seré igual del todo sin ti,

si no tuviese a mi lado esas palabras
que de la nada proyectan mi todo
y no hay amor que distraiga ni retrase.

No soy igual por ti, porque 
al conocerte 

vi que no olvidaste
ninguno de los versos que susurras 

al dormirme.
Llegas y me abrazas en la vigilia.

Soy lo que escribo, sobreviviendo sueño. 

soy esa muerte que mora en lo que vivo.
Vivo soñando, quizás también muriendo
y nada queda, por mucho que haya escrito.


Tan solo el sueño 
que no recuerdo nunca.

martes, 22 de mayo de 2012

ABISMO

Me arrancarán las piedras la punta de mis dedos
llegando al purgatorio do nada sobrevive,
en donde nada brota, ni fluye ni devuelve
de su prisión eterna la oscuridad que alumbra.
 
La noche me ha llamado, me busca. La perversa
figura de ojos rojos que vaga por la calle.
La calle de los piojos, el miedo y la ignominia,
la de los labios secos pintados de aguardiente.
 
Yo te adoraba tanto, te di toda mi vida.
En cambio tú me abriste las venas y en mi sangre
la bruma de esa esquina, fatal cómo la noche,
solo dejó un infierno de llagas y tristeza.
 
Solo ha quedado el eco de aquél lejano abismo,
que pudo ser el mismo destino de mis penas.
 

sábado, 19 de mayo de 2012

MIGRATORIA

Hay un ave en el cielo
que sale a ver el mundo.
En cada época del año, 
cuando castiga el rigor del invierno,
levanta el vuelo y busca refugio
en cálidos parajes tropicales.

¿Qué busca el ave
sino sol, apareo y alimento?  
Muchas mueren 
en tan larga travesía,
y muy duro es el retorno, 
eso yo lo sabía cuando el granizo
acabó con mis dientes,
pues decidí quedarme.

Hay un ave en el cielo 
que vive en un abrazo.
Muchas preparan sus nidos,
porque el instinto obliga,
porque la sangre, manda,
porque es tiempo de prole.
 
Hay un ave en el cielo
que a nadie pertenece. 
¿Qué busco yo,
sino sol, apareo y alimento? 
 
Me hubiese gustado ser ave,
libre y migratoria,
pero estoy presa del suelo,
y el cemento aun me duele
en las paredes.
 

miércoles, 16 de mayo de 2012

LAS NINFAS DEL ESTANQUE

(A mis sobrinas, con profundo amor)

Deshojaré un flor a las hijas que nunca tuve, 
dulces abejas eternamente amadas, 
eternamente niñas,
mitológicas ninfas del estanque.

Mujeres de bronce, 
turba, savia,
hiedra silvestre.

Se han adherido a mis pies,
se han sembrado 
en la niña de mis ojos,
me han hecho prisionera de su tierno ramaje
para que mi alma 
nunca pueda olvidarlas. 

sábado, 12 de mayo de 2012

ETERNA

Yo te devuelvo el verso que niña me enseñaste,
la biblia siempre abierta, el dedal y la aguja,
las flores que regabas, tus tardes de oraciones,
el tiempo y la memoria que nos mantiene unidas.

Nada pediste, madre, solo correspondiera
a la infinita muestra de amor que me tú me diste,
y nunca me olvidaste, pues tanto me adorabas
que le pedías al cielo perdón por mis errores.

Hoy quiero regalarte mi emocionado beso,
porque eres el motivo que tengo en esta vida
de hacer lo que más amo, lo que tú tanto amabas,
lo que a las dos nos llena de risa y bendiciones.

Volví a mirarte, madre, y solo en un segundo
hasta la misma muerte leyó mi pensamiento.
y aquí sigues conmigo, sencillamente eterna,
pues mientras más te mueres, más vives todavía.

viernes, 11 de mayo de 2012

ONDAS CÓSMICAS

Son muchos los enigmas que encierra el universo
y muchas las estrellas en límbicos confines,
son demasiadas cosas de las que nunca supe
pues no puede nombrarse lo que se desconoce. 
 
Nada estudié en la vida, me abruma la ignorancia, 
y nada hay en el cielo que por mi boca sepa
su origen y su sino, su forma y su aparente
nocturnidad que vuela del fondo de la calle.
 
Por mucho que lo intente, te miro y no comprendo,
que objeto da al estudio la risa vanidosa
de quién todo lo sabe, lo juzga y lo sentencia.
Qué poco sé del mundo, qué poco de sus mieles.
 
Qué azules son las olas, que pálida la arena, 
qué llanamente simple me sabe a mí la vida,
porque hago lo que quiero sin beca, sin respaldo,
y sin perder el tiempo ni que por mí lo pierdan. 
 
Soy solo una ignorante, pues todo lo he ignorado,
hasta ese mismo infierno del que me he liberado. 

SUBJETIVO II

Aquí están mis pies,
  se abren, 
se demuelen, 
se ahogan en las piedras del río, 
se esconden 
en una caja de creyones que nunca 
está completa.

Mis pies son un rosario
de huesos fosilizados
que se conduelen de si mismos 
en cada pisada.

  Mis pies aguardan 
en un camino tan inerte 
que ya no quieren sentirme.
 
No espero, 
no abro los ojos,  
no respiro,
no soy, 
no estoy 
en los minúsculos cristales
de mis huellas
manchadas de sangre.
 

miércoles, 9 de mayo de 2012

AMANECIÓ

Ya llega el suave viento que fluye del verano,
en las viejas paredes se perderá su brillo,
no espero más palabras de las que has pronunciado
al escuchar que me odias, sabiendo que has mentido.

Que mucho me adoraste, con celos, con engaños,
pero por esas tristes jugadas del destino,
me aturde un pensamiento que me deja muy claro
la dura consecuencia de haberte conocido.

No te hablo inútilmente, no morirás al irte,
porque eres como un barco que busca el horizonte,
sin brújula pretendes llegar a tierra firme
y acabas en el limbo, pensando que es el norte.

No te arrepientas nunca de todo lo que hiciste,
no vuelvas a buscarme, no llames, no me nombres,
 que tú no vas cargando memorias infelices
y yo no he de quedarme con lo que a ti te sobre.

Amaneció y no tienes nada más que decirme.
Hay alguien que me espera, ya debo despedirme.

lunes, 7 de mayo de 2012

VERSOS DE ORILLA

Mi pertenencia al mundo es melodiosa,
la música que fluye, clandestina,
la voz del viento y tú, mi celestina,
el faro de una estrella luminosa. 

Al fondo de la playa, en verso y prosa,
las nubes se dispersan hacia un flanco
donde el oscuro negro torna a blanco,
y el sol muestra su cara bondadosa.
Solo sentir del mar su mansa orilla,
solo dejar que fluya lo que siento,
solo pensarte, madre, y al momento,
su cálido fulgor naciente, brilla. 
 
La sal que va en el aire, sus aromas
me dicen que he llegado a mi destino
 y al nombre que más amo: Margarita.
 

miércoles, 2 de mayo de 2012

NOSTÁLGICA

De noche,
cuando el viento sopla,
un no sé qué se apodera
de las horas,
y empiezan a vagar sin rumbo
los rostros que se fueron
a descansar en un cuarto
lleno de ánforas vacías.
 
El corazón es un nómada
al mando del viento, 
las agujas se detienen
mientras brota una lágrima,
un libro, un poema.
 
Y al fin,
las agujas de mis relojes 
prosiguen su viaje
hacia el anden del sueño.
Así pasa
cuando llega la nostalgia
de visita.

LA CALLE DE LAS MUERTAS



Noche de ríos,
cauces de ron, humo y sangre;
Noche de diosas,
noche perversa.
No es fácil nacer al mundo indiferente,
al grito, a la llegada de las hembras,
a los rostros familiares,
al dinero que propone 
y a las risas que resuenan.
Se escucha el rugir de los autos,
el glande en busca del morbo,


el callejón mas oscuro
para trabajar la sed, 


las manos y las lenguas.
pide y se te dará lo que quieras,
besos húmedos,
abrazos, botellas,
puñaladas por la espalda,
horas de la muerte sigilosa.
Se oye un grito de alerta: 
¡Agua!
llega el taxi proxeneta a desalojar la vía
a poner a salvo a las rameras.
Dos minutos.
pasa la jauría, la ilustre uniformada
se detienen de golpe ante mi puerta
mirándome fijamente, con un odio
que traspasa las ventanas.
Yo sonrió,
ellos se alejan.
Noche de besos cortantes y hojillas partidas. 
Noche de miles de cigarros y pipas mugrientas.
No hay retorno posible 
la calle y las bellas están muertas.

SUBJETIVO I

Llevo un espejo roto en los párpados,
en los bordes del tiempo
un recuerdo borra.
 
Besa, llega, va, 
luego regresa.

Al atardecer
riega el amor escondido
que se avergüenza 
porque está desnudo.

Por temer de esta vida
a los estambres busco
y en un espejo roto me miro.
Rota.