jueves, 10 de enero de 2013

DEMASIADOS CIELOS

Vamos a imaginar
que somos otros, 
pretendamos 
que el tiempo no ha pasado. 
 
Seamos actores, pájaros,
libros abiertos, 
paredes desconchadas por la sangre,
oxigeno inhalado en escamas.
 
Hagamos que la tierra 
se humedezca con algunas gotas 
de anacrónicos resabios 
y olvidemos;
no mencionemos que alguna vez
fuimos tan niños 
que nos hemos creído 
hasta la ultima mentira 
de los libros de texto.
 
Nos han engañado, 
lo supimos hace poco. 
Nos revisaron los documentos
y la cara, 
nos decomisaron los anhelos 
y han huido al mar los abrazos, 
las risas, la pasión, el morbo
de los dulces desayunos en la cama 
y toda nuestra espera. 
 
Dijeron que eramos libres,
nos abrieron la jaula, 
hemos salido a curiosear 
por demasiados cielos,
y de tanto buscar 
nos hemos alejado tanto, 
que es un alivio 
o un golpe de suerte 
que no encontremos jamás
el camino de regreso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario