lunes, 21 de enero de 2013

ELEGÍA AL BURRO


Qué cara tan triste la del burro 
cabizbajo, nostálgico,
explotado. 
Nadie da importancia
a su infeliz empeño, 
a sus pezuñas rotas, 
a los gajos 
de algunas mandarinas
en su sangre.
 
¿Qué no se hizo la miel para los burros? 
La miel se hizo
para el que la tome, 
para el que la arrebate, 
para el que la compre, 
la robe o la regale.
La miel es un invento
de los proxenetas 
para llevarse a las putas 
a la intimidad 
de un cuarto forastero, 
a una prisión foránea. 
 
La miel es un veneno potente 
que mata cucarachas y elefantes 
de la misma forma
en que inspira a los poetas 
y a los reyes de sotas, 
y a los maltratadores, 
y a los políticos
y a los platos de peltre. 
 
Nadie enseña a un burro
a llegar de primero, 
pero llega...
y nadie se sorprende. 

3 comentarios:

  1. Jajajaja, el burrito parece estar mirandome, no me sale el poema Emi...Victoria Lopez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo leíste querida. Y sii... el burro nos mira.

      Eliminar
  2. Cuantos pasamos por ésta vida pareciéndonos al pobre burro, al que le dedicaste esta sentida elegía... a muchos hasta los poetas del pueblo nos ignoran. ¡lo seguiré mirando un rato, de verdad que me hace pensar!

    Gracias y un abrazo.

    Hortensio Farwel.

    ResponderEliminar