sábado, 19 de enero de 2013

LA FLOR DEL DESTIERRO

Me duelen muchas cosas en la vida. 
Las enumero en orden 
de importancia:
Mi paz agonizante en las aceras
mi casa, mis espejos, mis amores, 
la puertas arrancadas por la rabia
y toda mi esperanza en la basura. 

Un sueño duele mucho 
¡Cómo pesa!
despues de tanto, tanto y tanto empeño 
para luego mirar como el destino 
se lleva entre las fauces 
lo que amamos. 

De todo yo perdí, perdimos mucho  
aquellos que muriéndonos de risa 
tiramos nuestra vida al excusado
sin una sola lágrima de pena. 

Aciertos, ilusiones y caídas
son parte de los códices de mi alma,  
yo ya me acostumbré  
por eso olvido 
y no retengo nada entre mis manos.

 No espere nadie pues, que en horas negras 
me miren claudicar ante la suerte
y que despues de vieja, 
de la nada, 
por una sola flor gané un destierro, 
por abominación una limosna 
y un título en los diarios 
por mi muerte. 

4 comentarios:

  1. Querida Emilia, da gusto leer este poema por la belleza de tus versos, perfecta construcción, la justa cadencia, y mucha poesía en cada uno. Sin embargo, he de decirte que no hay pérdidas, sólo cambios que, aunque nos parezcan dolorosos, finalmente comprendemos que tuvieron razón de ser, que nada es casual, que lo que vino a ocupar su lugar, o el vacío que dejó, no es para lamentarse sino para llenarlo de cosas nuevas. Una flor siempre es bella, por más que sea la del destierro. Los sueños, son utopías en la medida en que dejemos de perseguirlos. Es mi filosofía, por supuesto, y no pretendo imponerla, pero si un escritor escribe algo tan profundo, amerita un intercambio de opiniones. Felicitaciones, expresaste muy bien el dolor y la frustración, lo hiciste con gran maestría. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto ..... muchas BENDICIONES, Y ESPERO SEGUIR LEYÉNDOTE ¡¡¡¡¡ ERES MUJER POR LO TANTO TODO ES POSIBLE EN EL CORAZÓN DE UNA MUJER ¡¡¡ TU PUEDES ¡¡¡

    ResponderEliminar