jueves, 3 de enero de 2013

LOS SUEÑOS

Pobres de nosotros, los que vivimos soñando.
Hemos amanecido sin médula
en las costillas, 
nos tomaron el pelo, 
nos dieron a comer carne de gatos, 
alimento exclusivo para gente desechable. 
 
Pobres de nosotros, no tenemos agua 
en el retrete, 
no tenemos trabajo
ni almohada de amor correspondido,
somos parte
de la realidad absurda.
 
Sin embargo, tan niebla es el sueño, 
tan prisma,
que nos construye, nos forja, nos arrebata, 
nos hace intentarlo de nuevo,
cómo esa puta película  
que vemos una y otra vez. 
 
En los sueños se leen todos los jardines, 
se riegan todas las bibliotecas; 
vamos a pie, de cabeza, 
vamos hacia arriba 
mirando cómo se llenan agujeros negros 
y se viaja gratis 
a muchas improbabilidades. 

Los sueños buscan lo que pocos hallan
colectan lo que muchos tiran, 
aprenden lo que nadie sabe.
 
Somos un pasadizo, un puente, somos
esquiladores de perros, 
de abejas africanas, 
de miel emprendedora, 
somos más felices
que aquellos que, sin nada que hacer,
solo se echaron a dormir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario