lunes, 21 de enero de 2013

PRESAGIOS

Presagios,
¿Me han adivinado el pensamiento?
¿Lleva el destino la firma de un gurú
que ha transitado
este sendero invadido de adobes,
esta jauría de obscenidades y espera
que es el vivir?
¿No es acaso la negritud del cielo
borracho de cúmulos,
de pájaros en fuga
una advertencia de que; en efecto,
va a llover?
Y después de la lluvia,
el huracán y restos de otros días
que se fueron en la corriente,
¿Qué viene?
¿Qué sigue?
¿Qué fatalidad 
nos anota en su lista de invitados?
No somos nada, no fuimos,
no seremos.
Somos apenas un presentimiento,
una cornisa,
unos ojos cerrados por la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada