domingo, 6 de enero de 2013

REGALO MIS POEMAS


Cuando pienso en regalos
elijo la opción de dar sin que me pidan, 
pienso en la sonrisa franca 
de un desconocido, 
pienso en juguetes, lluvias, dulces,
pienso en mi madre, 
en las viejas bolsitas de colores 
que coleccionaba 
y que todavía no sé muy bien 
el por qué las tenía. 
La consecuencia de un regalo 
está en el fondo de un vaso 
de agua, un café tempranero, 
un libro, una llave,
una pared recién pintada 
o una cómoda silla. 
Al regalar te sientes bendecido, 
al recibir un obsequio te sientes amado, 
pero es ante todo un regalo 
la consolidación del cariño, 
el rechazo a una amistad desechable, 
al afecto vaporizado. 
Al dar un regalo, me inspiro 
en las horas calladas de mis versos, 
cuando escribo un poema 
doy lo que más amo, 
doy un segundo, un siempre,
un corazón, una alborada, un recuerdo 
envuelto en viejas bolsitas de colores 
que todavía no sé muy bien 
el por qué no me olvidan. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario