domingo, 17 de febrero de 2013

CICLOTÍMICA

Cuando intentas abrir tus cuadernos 
hay un fragmento en mí
que se rebela. 

No me manipules 
con tus amenazas de fiebre aftosa, 
 es inútil caer en soliloquios 
que tanto aburren a la espera.

Es simple,
es determinante, 
es fatal decirlo tantas veces: 
No te siento, 
no me llenas, no me sonrojas, 
no me excito 
con solo percibirte, 
no se enciende un transistor
en mi cabeza 
susurrándome canciones de amor 
cuando te miro. 

Todo ese catálogo cursi
ya se fue ,
era parte de la etapa de cortejo 
de los batracios y las almejas. 

Ya no te llevo, 
ya no estás pintado en los confines 
de lo emotivo. 
Ya no sueño ni me sueña
nada tuyo, 
ya no me asalta 
una sospecha de nostalgias, 
ni me retiene 
el fatídico premio de un orgasmo, 
ni una crisis histérica, 
ni un intento de suicidio 
al imaginarme desnuda ante la vida.

Tan ciclotímica he sido que
ni un capítulo de ti me desmadeja
porque sencillamente 
has dejado de ser esencial.
Ya no eres, 
ya no. 
Ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario