domingo, 24 de febrero de 2013

SABOR MARGARITEÑO

Al despuntar el sol por la mañana, 
y al ocultarse al filo de la tarde, 
nos ilumina el patio de la casa 
el carmesí frescor de los tomates.

Una explosión de flores amarillas
produce el dulce fruto, lentamente, 
tornando va el tomate en grana viva.  
¡Cómo me maravillo al solo verte! 

Es el tomate rey de Margarita, 
inspiración y musa de mis versos, 
que me invitó a escribir del alma mía,
pues lo dedico al fruto que más quiero.

Con agua de ilusión yo te regaba, 
hoy eres realidad entre mis sueños. 
Tomate de mi tierra neoespartana, 
tomate con sabor margariteño. 

2 comentarios:

  1. Emilia, un deleite leer tu poema. Se puede saborear. Abrazo muy grande.
    Cecilia Ortiz- Buenos Aires

    ResponderEliminar