viernes, 29 de marzo de 2013

MENTIRA ARRODILLADA


Postrado, la mirada compungida,
en el altar se pone de primero 
para que todos miren con qué esmero 
le pide a Dios salud, dinero y vida. 

Al lado su mujer, con elegancia
luciendo va el vestido dominguero. 
El rostro maquillado brilla, pero 
apenas disimula su desgracia. 

Por fuera todo es risa, más por dentro 
la sangre se derrama de la herida 
ahogada en el engaño, malquerida,  
rezando sin cesar un padrenuestro. 

Que el blanco, negro, pobre o rico entienda 
que solo en la verdad muere lo vano
y siempre será un necio ser humano 
quien use la mentira como prenda. 

Mi buen señor, tú ves el pensamiento, 
la deshonestidad de tanta gente, 
para ti no hay secretos, mal se miente 
quien no demuestra su arrepentimiento. 

A ti, que siempre vas aparentando
y finges el estar arrepentido,
escucha lo que el cielo ha respondido:
¡A Dios rogando y con el mazo dando!

No hay comentarios:

Publicar un comentario