jueves, 21 de marzo de 2013

MIO

Verso que me caminas, 
silente,
huraño y proscrito; 
 tu mundo cabe en un dedo, 
en una mordida me gobierna. 
 
Tu amor, rémora parasitaria, 
lecho de estuco 
que duerme de día, 
me ciñe y aturde
por las noches; enquistado 
en las entrañas, 
en la tarde que a veces 
me consuela.
 
Te has hecho tan mío, 
tan sereno, 
tan vivamente blanco y amarillo, 
silbándome letras, 
dejándome un recuerdo 
de mi madre
en mis frecuentes espacios
de nostalgia.

2 comentarios:

  1. Te has hecho tan mío,
    tan sereno,
    tan vivamente blanco y amarillo,
    silbandome las letras,
    dejandome las flores
    de mi madre
    en mis breves espacios
    de nostalgia.// precioso

    ResponderEliminar