lunes, 4 de marzo de 2013

TESTAMENTO

Solté el papel 
para grabar un testamento
en mi burbuja.
¿Es que acaso me ha quedado 
solo el silencio? 
¿Debo seguir mirando al piso
con los pechos morados 
y la boca sangrante, por pendeja? 
 
Hablemos sin afeites, 
son milenios de estar 
metidas en las galeras, 
son siglos y siglos 
de tolerar 
la ridícula sonrisa 
de quien nos consideró siempre
una cosa buena 
para tirarla a los perros, 
para dejarnos en el cuerpo, 
agujas, cicatrices y piedras. 
 
Hasta para llamarnos poetas 
escupen,
y nunca faltará el ladino 
que nos diga putas, 
porque la historia nos reserva 
tal suerte. 
 
Que nos digan mujeres, 
-Irreductiblemente hembras-
que para eso parimos, 
para que arrojen al cieno
a quien les regaló 
la vida.

2 comentarios:

  1. LLeno de vida como todas las protagonistas de tu poema. Un canto al que me uno desde esta burbuja que rompí en su día. Un saludo, me agrado mucho leerte.Bss

    ResponderEliminar