miércoles, 17 de abril de 2013

AL OTRO LADO DE LA HISTORIA

Mientras el abad de la corte de babalaos 
vocifera obscenidades 
y se llena la corbata de saliva, 
las despensas han sido saqueadas, 
las cocinas se quedaron sin verduras, 
y no tenemos como hacer la sopa, 
ni pelar la ensalada 
ni donde poner a hervir 
tanta impotencia. 

Hay algunos traseros dormidos 
y muchos radios apagados
por las amenazas, 
por las profecías 
anunciando que Guaicaipuro 
nos maldice,
nos condena a la pobreza
nos decomisa la ciudadanía,
nos apunta con sus flechas
Made in China.

La protesta no importa, 
las frentes llenas de sangre no interesan, 
ni mirar a otro lado 
o temblar de miedo ante los colmillos 
que se pavonean en las calles desoladas. 
Moriremos de un ataque de caries, 
moriremos de hiel indiferencia,
nos iremos a dormir sin cenar,
por mandato de una bestia tan torpe,
tan inepta,
en una tierra genéticamente sumisa, 
tan mansa
que se encoge de hombros,
hace una fila,
y ha decidido ponerse 
al otro lado de la historia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario