viernes, 12 de abril de 2013

CUANDO LLEGUE LA MUERTE

Escribiré mis letras con voz agonizante
como si por sorpresa quedase sin aliento. 
Transcribiré fielmente, como quien cuenta un cuento 
del mundo que palpita por obra de un instante. 
 
Asegurar que dejas la angustia en un pañuelo 
que decididamente se arroja a la basura, 
quitarse de la cara la colosal criatura 
que nos ha mantenido mirando a ras del suelo. 
 
El verso ha denunciado con voz acalorada: 
Al escribir se encuentra lo que estaba perdido, 
el pájaro se agita, abandonando el nido 
y vuela contra el viento sin importarle nada. 
 
Y vuela como un niño, sin esperar más suerte 
que un lápiz y un cuaderno cuando llegue la muerte

5 comentarios: